Las coinfecciones o infecciones secundarias

27.10.2013 17:20
 
Además de Borrelia Burgdorferi (Bb.), las garrapatas pueden contener y transmitir otras infecciones conjuntamente . Igualmente, los pacientes con Lyme diseminado complicado por estas co-infecciones están normalmente inmunocomprometidos y pueden manifestar además signos y síntomas de infecciones latentes reactivadas y oportunistas. Todas pueden añadirse a la morbilidad y podría ser necesario tratarlas.
 
Debido al gran número de estas otras infecciones, el coste en pruebas fiables para todas ellas de forma rutinaria es prohibitivo.
También, como en el caso de la infección por Bb., las pruebas de laboratorio para ellas son a menudo insensibles. Por lo tanto, hay una necesidad de clasificarlas clínicamente a todas para proporcionar orientación en las pruebas y tratamiento.
 
Un amplio cuerpo de investigación y experiencia clínica han demostrado el fenómeno casi universal en los pacientes con Lyme crónico de la co-infección con múltiples patógenos transmitidos por garrapatas. Estos pacientes han demostrado ser portadores potenciales de especies de Babesia, organismos similares a la bartonella, Ehrlichias, Anaplasmas, Micoplasmas y virus. Rara vez, se han detectado formas de levaduras en la sangre periférica. En su momento, se dijo que hasta los nematodos eran patógenos transmitidos por garrapatas. Estudios han mostrado que las co-infecciones contribuyen a una presentación clínica más severa, con más daño en los órganos, y los patógenos se hacen más difíciles de erradicar. Además es bien sabido que las infecciones por Babesia, al igual que las Borreliosis de Lyme, son inmunosupresoras.
 
Hay cambios en la presentación clínica del paciente co-infectado cuando se compara con cuando se presenta cada infección de forma individual. Puede haber síntomas diferentes y signos atípicos. Puede haber disminución de confiabilidad en las pruebas de diagnostico estándar, y lo más importante, hay reconocimiento de que de hecho existen formas crónicas y persistentes de cada una de éstas coinfecciones.
 
Por lo tanto, el Lyme clínico real que conocemos, especialmente, las presentaciones tardías y más severas, probablemente representan infecciones mixtas con muchos factores que complican el cuadro.
 
 
*Infecciones Virales Crónicas podrían estar activas en el paciente crónico, debido a una respuesta inmune debilitada. Se deben emplear pruebas de PCR, y no de serología, para el diagnostico. Los virus que habitualmente se ven son Herpes Virus Humano 6, Citomelagovirus y Epstein Barr.
 

A continuación os adjuntamos un enlace con un artículo muy interesante de coinfecciones:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3565243/